( ... items )

Estás aquí: Home » Actualidad » Un caso finlandés, publicado por ARTEINFORMADO
Sábado, 15 Dic 2018

Un caso finlandés, publicado por ARTEINFORMADO

 

¡CON AZUCAR ESTÁ PEOR! / El tiempo en Helsinki...

... frío, lluvioso y nublado. El domingo por la tarde aún lucía el sol, pero el lunes ya amaneció con insípida lluvia. Lo bueno es que no me cogió desprevenido, pues ya hace dos semanas que venía consultando la previsión meteorológica a través de Internet, y han acertado "al grado".

Son las 5 de la mañana. La falta de sueño es un precio razonable a cambio de un vida nómada. Tengo ya la costumbre de colgar en facebook las fotos de la fachada del hotel y de la habitación donde me hospedo. Es una suerte de diario visual muy práctico; al final casi todos los hoteles acaban pareciéndose y yo olvidándome de ellos. En éste al menos hay sauna y es de libre acceso. Miro por la ventana del Helka Hotelli en la Rautatiekatu: está oscuro, la lluvia ha dado un respiro, pero ese caminar encogido de las pocas personas que veo en la calle no presagia nada bueno.

FRAME

Tenía pendiente una visita a Finlandia. Marketta Seppälä, la anterior directora de FRAME -el Fondo Finlandés para el Intercambio de las Artes-, quien comisariara en 2010 Arctic Hysteria  para el PS1 y el DA2, hacía tiempos que me había cursado una invitación. Marketta ya no está. Hizo una labor coherente  y la envidiable visibilidad internacional de la relativamente pequeña escena finlandesa se debe en parte a ese esfuerzo.

FRAME sigue en buenas manos, pues la nueva directora artística, Laura Köönikkä, ha tomado el relevo con fuerza. Por cierto, me comunica que se cayó un árbol encima del pabellón finlandés de Alvar Aalto en la Bienal de Venecia produciendo un gran agujero; el pabellón se ha tenido que cerrar temporalmente. "Más gastos para el exiguo presupuesto, y en Venecia todo es tan caro..."- suspira. Aunque parezca increíble, FRAME funciona con un presupuesto anual de 1,2 M. de Euros, incluyendo gastos de alquiler y personal; para promoción artística quedan unos 600.000 Euros. Que valentía me digo, ya solo el presupuesto del pabellón español fue de 800.000 Euros... El equipo humano es asombrosamente pequeño: 5 personas.  

Mi visita tiene un doble motivo: participar en unas conferencias que organiza FRAME tituladas "New Rules of Art Policy and Other Fantasies" y hacer visitas de estudios y conocer los diferentes espacios artísticos de Helsinki. También participa el artista español GILFER. Ya había colaborado anteriormente con algunos artistas finlandeses como Kaisu Koivisto, Susanne Gottberg, Roi Vaara o Adel Abidin, pero era buen momento para profundizar y conocer la escena artística más de cerca. Soy de la opinión de que en todos los sitios hay artistas buenos, regulares y malos. Solo hay que tener voluntad de promocionarlos. [Me parece interesante ese cambio tan repentino y tan radical de las programaciones de los museos españoles: ahora toca artistas regionales y nacionales. ¡No hay quién los reconozca! Admito que es un caso de travestismo preocupante, vamos, como el del MUSAC... Pero seamos sinceros: solo por que no hay parné, porque a los directores españoles siempre les ha  tirado más lo "international" y las "public relations". "¡Recórcholis!" Pero si son  los Florentino del fútbol español: prefirieron siempre tirar de talonario y despreciar lo patrio, pero lo bueno es que el Barça, con el producto de la Masía, le ha dado y le sigue dando bien en la cabeza...]

Lo interesante de FRAME es que se trata de una fundación para nada burocrática y muy abierta a apoyar  a sus artistas. Para un curador es muy importante poder contar con apoyo para el transporte de obras y publicaciones. Y lo mejor de todo es que FRAME te contesta en el plazo de un mes con absoluta transparencia. Nada que ver con el otrora SEACEX, el Ministerio de Cultura o el AECID...

El que regala bien vende si el que lo acepta lo entiende...

De repente me viene a la cabeza ese dicho tan castellano de "el que regala bien vende si el que lo acepta lo entiende". Sin embargo, y a pesar de ser un dicho tan castizo, España se lo aplica más bien poco: lleva estos últimos 20 años regalando millones y millones de Euros y no recibiendo nada a cambio.

El caso del pabellón español de Dora García es sólo un ejemplo sangrante de la falta de orientación artística de nuestros gestores. Es hora de que sepamos qué proyectos se promocionan, por qué y en qué mercados. O sea, necesitamos luz y taquígrafos para saber en qué se gasta el dinero y qué resultados se obtienen con ello. Es tan fácil como publicar una memoria anual indicando estos datos y argumentando por qué se han aprobado o rechazado determinados proyectos. Cuestión de higiene democrática y de transparencia de los funcionarios públicos, y sobre todo ahora que cada vez habrá menos dinero para las artes y la cultura. Hoy por hoy, todo ello sigue rodeado de un halo de misterio que, vistos los escasos resultados, solo hace pensar en la más absoluta desorientación.

Una pregunta trivial

El arte español necesita un plan estratégico a medio y largo plazo -otro tanto le pasa a ARCO, que sigue dando tumbos, porque esos comunicados de prensa son igual de fantásticos que las cifras de visitantes de la Manifesta que, a decir de Pedro Alberto Cruz, eran de 50.000 visitantes... ¡vamos, que ni multiplicando por 5!- con claros y públicos objetivos. No pido nada extraño, ya lo viene haciendo FRAME, la Fundación Mondrian y otras fundaciones dedicadas a la promoción de las artes plásticas, y ello les permite justificar su acción y a la sociedad valorarla. No es el momento aquí de entrar a analizar los males del arte español y la escasa visibilidad internacional (prometo hacerlo en otro momento con alegría y detenimiento), pero sí pensar si hay algo que nosotros podamos copiar de fuera para remediar esta aberrante situación. De hecho, cuando surge este recurrente tema en conversaciones informales durante alguna inauguración o cuando la prensa patria se dedica a hacer algún monográfico sobre el tema, además de preguntar siempre a los mismos cuatro directores de museos -supongo que se imaginarán a quién, ¿no?- que jamás han hecho nada por el arte español a nivel internacional aparte de promocionarse a ellos mismos y sus carreras a costa del erario público, las respuestas son siempre igual de vagas y anodinas, y están únicamente encaminadas a cubrir esa cuota de celebridad mediática que tanto les embriaga. No nos engañemos, nada escapa hoy al vedetismo, y el mundo del arte menos.

¿Hay algo que podamos hacer? A esa trivial pregunta siempre me gustaba contestar que lo que España necesitaba era una Fundación Mondrian o un FRAME visto los resultados y la visibilidad de sus respectivas escenas artísticas. Pero, últimamente me he vuelto más pesimista y ya he abandonado esa idea por ser demasiado naïf. Me explico: ¿para qué rayos tener otra fundación si sólo va a servir para que los 4 de siempre tengan otra plataforma más para defender sus intereses particulares y colocar a los amiguetes? Mientras tanto, unos seguirán haciéndose la víctima y otros dedicándose a esa máxima tan castiza de que lo público es privado.

Es tarde. Miro otra vez afuera y veo que continúa esa lluvia diletante. La predicción meteorológica dice que hasta el viernes no va a dejar de llover... Paco Barragán

 

Fuente: Arteinformado

Agregar comentario


Security code


Refresh

Categorías

Su Carro de Compras


Su Pedido está actualmente vacío.

Selector de Moneda


Patrocinadores

unesco