( ... items )

Estás aquí: Home » Actualidad » UNIVERSO CARREÑO: Cuerpo de obra de Mario Carreño 1940 – 1992
Jueves, 13 Dic 2018

UNIVERSO CARREÑO: Cuerpo de obra de Mario Carreño 1940 – 1992

 

 

  • Cuarenta obras del artista chileno-cubano, ocho de las cuales visitan por primera vez nuestro país provenientes del Museo de Bellas Artes de La Habana (Cuba), conforman la exposición UNIVERSO CARREÑO, un recorrido por la vida y obra del artista, desde 1940 a 1992.
  • La exposición se podrá visitar en la Sala Matta del Museo Nacional de Bellas Artes entre el 9 de enero y el 5 de abril de 2015. En paralelo se exhibirá una selección de dibujos del artista en Espacio Suecia 26, de Fundación Itaú.

 

Inauguración: 8 de enero 2015, 19:30 horas
Duración: 9 de enero - 5 de abril de 2015
Lugar: Museo Nacional de Bellas Artes y Espacio Suecia 26 Fundación Itaú

 

UNIVERSO CARREÑO, muestra curada por Juan Campos, discípulo del pintor, se concibe como la materialización del universo del artista, tanto desde una perspectiva biográfica como pictórica, donde una serie de capítulos estructuran un recorrido que atraviesa diversos países, influencias, temáticas y expresiones particulares en un período de 52 años (1940-1992).

“La obra de Mario Carreño instala una mirada que contribuye a la construcción simbólica de un arte latinoamericano, o dicho desde otra perspectiva, contribuye a una identidad comunitaria a nivel continental… supo apreciar e integrar las distintas influencias de destacados artistas, poetas y escritores durante sus viajes por América y Europa. Como consecuencia de sus migraciones desde Cuba a México, España, Italia, Francia y Estados Unidos, su obra se enriqueció de humanismo, expresado con serenidad y equilibrio a lo largo de toda su vida”, señala Roberto Farriol, Director del Museo Nacional de Bellas Artes.

Estos viajes son los que estructuran la muestra aquí presentada. Comenzando con su tránsito entre Nueva York y La Habana en la década de los 40’, con obras donde es posible observar a un artista preciso, de gran oficio técnico y evidentes referencias clásicas, que reflejan su admiración por la pintura de la Escuela Italiana del Renacimiento.

Luego, su acercamiento a la abstracción más pura y el arte geométrico en los 50’, como producto de la influencia del Expresionismo Abstracto y la Pintura Concreta en su paso por Nueva York, y el contacto con artistas como Piet Mondrian, Josef Albers y László Moholy-Nagy.

Ya en los 60’ y de regreso en Chile, el artista, conmovido por los conflictos sociales y políticos que amenazan la paz mundial, confiesa que la abstracción le es insuficiente para representar su preocupación por el destino del hombre contemporáneo, por lo que vuelve a retomar la figuración. Hacia los 70’ y 80’, esta transición se ve acentuada por el reconocimiento de Chile, la influencia de nuestra geografía y cultura, y la figura de Pablo Neruda con todo su imaginario.

“Fundación Itaú está interesada en reactivar valores artísticos relevantes, como Mario Carreño, que tiene una trayectoria de casi medio siglo. Es por esto que traemos una exposición que cuenta con obras que en Chile no se han visto, lo que permite poner en valor la obra de este artista que pasó por diversas etapas y que fue mostrando su obra en distintos países de América Latina y Europa, situándose en un nivel de importancia internacional”, dice Milan Ivelic, Director de Fundación Itaú.

Carreño vuelve a acercarse poco a poco a un retorno a Cuba esta vez menos melancólico, pero más poético y con ambientes de ensoñación, a través de colores incandescentes, palmeras, hombres y mujeres, la atmósfera innegable del paisaje originario.

“Este recorrido por la Sala Matta, se plantea como una propuesta honesta de un creador sencillo, veraz, leal, puro en sus convicciones. Mario Carreño,  chileno-cubano y por sobre todo americano universal, fuerza nuestra mirada hacia un futuro donde las utopías e ideales de la humanidad pueden ser realidad, donde hombres y mujeres indistintamente, tal como aparecen en sus obras, sean un todo inseparable, paradigmas de sueños de amor y eternidad”, concluye el curador de la muestra, Juan Campos.

 

SOBRE EL ARTISTA

Carreño nace en La Habana, Cuba, en 1913, contactándose desde muy joven con el círculo intelectual y artístico cubano; luego se traslada a la España de Alberti y García Lorca, país en que además conoce al poeta chileno Pablo Neruda, que tendrá gran influencia en su vida y obra. Continúa en México donde es influenciado directamente por el Muralismo de Rivera, Siqueiros y Orozco; le siguen París, durante la época de Picasso, y Nueva York, en pleno apogeo de la abstracción, para radicarse finalmente en Chile en 1957. En nuestro país funda la Escuela de Arte de la Universidad Católica (1959), junto a Nemesio Antúnez, entre otros artistas y arquitectos. Obtiene la ciudadanía chilena en 1969 y el Premio Nacional de Arte en 1982. Fallece en Santiago de Chile el año 1999.

 

 

 

Agregar comentario


Security code


Refresh

Categorías

Su Carro de Compras


Su Pedido está actualmente vacío.

Selector de Moneda


Patrocinadores

unesco