HomeFLOR GARDUÑO, de México

Actualidad

FLOR GARDUÑO, de México

82rf0

82rf0Se la considera como una de las más destacadas representantes de la fotografìa en Latinoamérica. Vinculada a una tradición de fotógrafos poetas (como buena discípula de Manuel Alvarez Bravo), su tema es la cultura popular mexicana pero llena de una sensibilidad artística que la ha hecho trascender las fronteras de su país y transformarse en una de las referencias más importantes de la fotografía contemporánea.

La fotografía de Flor Garduño se arraiga, definitivamente, en lo autobiográfico. Ella se transforma en su propia modelo y las fotografías que el espectador finalmente aprecia,  bien pueden ser una extensión de ella misma. ”Es mi propia búsqueda artística, una búsqueda de los diferentes personajes que existen en mis sueños”, ha dicho. A través de sus fotografías es capaz de mostrar cómo la vida se revela ante ella. Y en esa vida ella incluye a la cultura nativa americana en la que sobreviven el mito y los rituales.

 

Flor Garduño nació en ciudad de México en 1957. A los cinco años se mudó con su familia a una casa de campo al interior del país y allí pasó su niñez y adolescencia, en medio de la naturaleza y los animales. A los 19 años entró a estudiar artes visuales en la Antigua Academia San Carlos y participó,  además, en el taller del fotógrafo húngaro Kati Hornal. En 1979 ingresó como ayudante de laboratorio en el taller de Manuel Alvarez Bravo, y a partir de ese momento consolidó y reforzó su vocación por la fotografía.82rf1

 

 

Entre 1981 y 1982 trabajó para la Secretaría de Educación Pública de su país y,  gracias a su cargo,  tuvo que recorrer muchísimas áreas rurales. Esto, porque Flor debía viajar por lugares remotos y fotografiar personajes que posteriormente serían utilizados para ilustrar libros escolares. Viò mucho, captó rostros, pieles y situaciones, y se apasionó con la profundidad y la dimensión de la cultura que tenía frente a su lente. Todo aquello fue una verdadera fuente de inspiración que la llevó a dar vida a su muestra individual en la Galería José Clemente Orosco, en ciudad de México y al año siguiente (1983), a inaugurar la exposición Four from Mexico, en el Mexican Museum de San Francisco.

 

 

En 1985 publicó su primer libro al que tituló Magia del Juego Eterno, que incluía un resumen de seis años de trabajo y cuyas fotografías se expusieron después en la Galería de Arte Contemporáneo de México y durante el Mes de la Foto de París, en 1986. se fue el salto de Flor a la proyección internacional y el hecho que le permitió publicar un nuevo libro, esta vez en Suiza, llamado Bestiarium (1987). Tres años más tarde el gobierno mexicano le otorgó una beca para continuar con su desarrollo artístico.

 

 

A partir de 1990 su carrera fue aún más en ascenso. En 1992 publicó el libro Witnesses of time (Testigos del Tiempo), que fue traducido a cinco idiomas y superó las siete ediciones. Las fotografías que le dieron vida fueron exhibidas en las más importantes galerías y museos de Alemania, Estados Unidos, Francia, México y Suiza. En este país, además,le otorgaron el premio Bundesamt  Kultur. En 1994 lanzó un nueva publicación llamada Mesteños, la que contenía fotografías de caballos y de nativos americanos, gracias al que ganó un premio, otorgado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes,  que le permitió seguir desarrollando su temática, siempre en la búsqueda de la esencia del pueblo latinaomericano.

 

La obra de Flor Garduño (casada, dos hijos) forma parte de importantes colecciones, como el Museum de Arte Moderno de Nueva York, Instituto de Arte de Chicago, Biblioteca Nacional de París y Ludwing Museum de Koln.

Agrega tu comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Scroll to Top